TESTIMONIOS

ESTIVEN ANRIQUEZ.
EGRESADO DEL COLEGIO NOCEDAL EL 2009: "PUEDO DAR FE QUE LOS PROFESORES QUE ME EDUCARON SON UNOS EXCELENTES PROFESIONALES Y PERSONAS"


Estiven egresó del colegio masculino de La Pintana el año 2009 y entró a estudiar Ingeniería en Electrónica en Inacap, aprovechando que ya tenía conocimientos técnicos en esta área. Este joven nos cuenta que las asignaturas de Nocedal son tan buenas en el área técnica, que el primer año y medio de estudios superiores fue casi un repaso de lo que aprendió en la etapa de tercero y cuarto medio, cosa que lo favoreció mucho con sus calificaciones.

Actualmente, Estiven se encuentra trabajando en la empresa Galénica S.A., desempeñando la labor de Ingeniero de Servicio de Diagnóstico y Biotecnología.

“En los doce años que estuve en Nocedal conocí muchos profesores, los cuales estaban totalmente abiertos a escucharme tanto profesional, como humanamente. En lo personal, cuando uno es pequeño, no logra entender mucho la calidad y función de un docente, pero cuando uno va creciendo se da cuenta que realmente los profesores influyen mucho en nuestra forma de pensar y la forma de ver nuestro futuro. En este sentido, puedo dar fe que los profesores que me educaron en Nocedal son unos excelentes profesionales y aún mejor personas”, afirma Estiven.

Este joven ingeniero asegura que quiere seguir creciendo profesionalmente y estar a cargo de un servicio importante, pudiendo llevar sus conocimientos a otro nivel. En el área de la biotecnología y el diagnóstico, por ejemplo. En lo familiar, dice que no pide grandezas, sólo una familia unida y feliz.

 


FERNANDA THOMPSON.
GENERACIÓN 2014 DEL COLEGIO ALMENDRAL. ESTUDIANTE DE DERECHO


Para ir a la universidad, esta ex alumna tiene que recorrer dos horas en distintas locomociones y a veces- en periodos de pruebas- sólo alcanza a dormir tres horas porque debe quedarse estudiando hasta tarde. Aun así, dona gran parte de su tiempo libre para hacer catecismo en la Iglesia Rectoral San Josemaría, junto a un grupo de compañeras de la universidad.

“Mi vida no ha sido fácil, me he tenido que esforzar mucho para lograr mis metas, pero siento que el Colegio Almendral fue un pilar fundamental no sólo en lo académico sino que en lo humano. En Almendral me enseñaron qué son las virtudes y cómo ponerlas en práctica, además del amor a Dios y a los demás”, afirma Fernanda.

“Siento que en los colegios de la Fundación no sólo apoyan al alumno, sino que esto se transmite a la familia. En mi caso, desde que comencé la etapa escolar mi familia se acercó más a Dios y fuimos cambiando hábitos tan pequeños, pero tan necesarios como: la puntualidad y la responsabilidad. Valores que hoy me doy cuenta que son fundamentales en la vida diaria y que he podido aplicar en esta nueva etapa de mi vida”.


 


TESTIMONIO DEL PADRINO DE FUNDACIÓN DE EDUCACIÓN NOCEDAL DESDE EL AÑO 2009, ALEJANDRO EYZAGUIRRE.


SARA GAETE.
PROMOCIÓN 2011 DEL COLEGIO ALMENDRAL: "MI COLEGIO FUE LA MEJOR FORMACIÓN PARA ESTUDIAR EN LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES”


Ésta egresada del Colegio Almendral se licenció de la carrera de Kinesiología en la Universidad de los Andes y con mucha seguridad cuenta que la universidad no se le hizo tan difícil. ¿La razón? afirma que la base y la exigencia del Colegio Almendral eran comparables con la carrera, en especial el esfuerzo que tenía que dar a diario.

“Matemática fue lo único que me costó al principio porque, como el Colegio Almendral es técnico, en la universidad me pedían un nivel superior en esta área. El resto pude pasarlo sin problemas, en especial los ramos de Teología y Antropología, ya que Almendral forma muy bien en esa materia”, cuenta Sara Gaete, quien está esperando que le designen el lugar donde hará su práctica laboral.

Esta egresada es la menor de tres hermanos y cuenta que sus padres están orgullosos de ella porque es la única que estudia. Vive cerca del colegio Almendral de La Pintana y no ha perdido el vínculo con el establecimiento femenino, al que le tiene mucho cariño. Sara cuenta con mucho orgullo, que los profesores de la carrera se daban cuenta que ella venía de Almendral, en especial los profesores de formación porque dice que “las alumnas de Almendral tenemos un trato especial con los pacientes”, cosa que siempre nos inculcó el colegio.

 


EMILIO LINCOPI.
EGRESÓ EL AÑO 2012 DEL COLEGIO NOCEDAL


“Aprecio mucho la formación de Nocedal en temas profundamente católicos”

“Entré a estudiar Ingeniería Comercial en la U. de Chile porque me motivaba aprender cosas nuevas y variadas, especialmente en el área de economía”, cuenta Emilio Lincopi, quien actualmente se encuentra trabajando como ayudante de investigación en la Fundación Libertad y Desarrollo, principalmente en temas de análisis de datos para temas relacionados con pobreza y primera infancia.

“La base académica que entrega el Colegio Nocedal es sumamente amplia, y te permite tener una gran variedad de temas a escoger para seguir más adelante, independiente si escoges una carrera técnica o profesional. Además, los profesores son muy atentos con la formación del estudiante. La ayuda espiritual y valórica la aprecio mucho, no solo en virtudes más básicas como la responsabilidad o la preocupación por el trabajo bien hecho, sino también en virtudes con raíces profundamente católicas, como la caridad o la constante preocupación por el prójimo, que he materializado participando en instancias de voluntariado”, afirma Emilio.

Con respecto a su familia, este egresado del año 2012 cuenta, que su papás están súper satisfechos y que tiene la sensación de que están felices del progreso que están teniendo sus hijos, no solo él, sino también sus hermanos. El menor acaba de egresar de Nocedal y entró a estudiar Interpretación musical en la U. de Chile, después de años de ser parte de la Orquesta del Colegio Nocedal.

 


CLAUDIO SOTO.
EGRESADO DEL COLEGIO NOCEDAL EL AÑO 2010: "DESTACO MUCHO LA METODOLOGÍA DE TRABAJO QUE ME ENSEÑARON EN NOCEDAL"


En la Central Hidroeléctrica Chanleufu, cerca de la ciudad de Osorno, Claudio Soto se desempeña como Jefe de Planta a cargo de un equipo de cuatro operadores. Su labor profesional es velar por el correcto funcionamiento de la planta, respetando la norma técnica vigente y planificando los mantenimientos preventivos y predictivos. Además, dentro de sus tareas diarias están el emitir informes mensuales de energía al Centro de Despacho Económico de Cargas del Sistema Interconectado (CDEC).

En lo laboral, Claudio posee una experiencia muy variada y estudió Electrónica Industrial en Inacap, carrera de la cual ya está titulado. Sin embargo, sigue estudiando – para obtener el título de Ingeniería Eléctrica- en la misma institución, sede Osorno.

“Los conocimientos que adquirí en el colegio me ayudaron bastante en la continuación de mis estudios, donde el tener una buena base se tradujo en un muy buen desempeño académico. Una de las cosas que destaco de los ramos técnicos cursados en Nocedal, es la metodología de trabajo: el ser sistemático y seguir un orden cuando las máquinas presentan fallas. Esto, reduce considerablemente los tiempos de desconexión y las pérdidas económicas”, cuenta Claudio Soto.

Actualmente, nuestro egresado mantiene contacto con el grupo de ex alumnos de Nocedal a través de redes sociales y también con profesores que le hicieron clases.


 


DANIELA ORTEGA.
TITULADA DE TERAPIA OCUPACIONAL EN LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES. EGRESÓ EL AÑO 2011 DE TÉCNICO EN ENFERMERÍA DEL COLEGIO ALMENDRAL


Daniela nos envió un mail a través de la web www.nocedal.cl, donde nos agradecía la oportunidad de haber estado en el Colegio Almendral y cursar la carrera de Terapia Ocupacional en la Universidad de los Andes, mediante un convenio con dicha casa de estudios. Al hablar con ella, nos sentimos muy orgullosos de saber que Daniela es una persona que aprovechó al máximo la opción que le ofrecimos y que fue ella, gracias a su esfuerzo y compromiso, quien logró alcanzar la gran meta de ser una profesional.

En entrevista, Daniela nos contó que el primer año de la universidad no se le hizo difícil. Esto porque ya venía con un ritmo y nivel de exigencia alto desde el Colegio Almendral. “La cantidad de contenido y exigencia en el colegio era alta, por lo que pude mantener un orden para desenvolverme bien en mis estudios. A veces mis compañeros- que venían de colegios particulares de excelencia- se estresaban un poco, pero gracias a Dios a mí no me pasó eso”, cuenta Daniela.

Para llegar a la universidad, esta egresada de Almendral tenía que recorrer dos horas de ida y dos de vuelta, por lo que tenía que tomar el transporte público a las 6 am. Sin embargo, cuenta con mucha naturalidad, que ese era el único esfuerzo que tenía que hacer y que siempre su familia le inculcó que el sacrificio era importante, por lo que no le tomaba mucha importancia a este pequeño traspié y trataba de aprovechar el tiempo de traslado, estudiando o aprovechando de dormir.

Con respecto a lo laboral, Daniela nos cuenta que tuvo que hacer diez pasantías pequeñas durante la carrera y cinco prácticas. De éstas destaca su paso por el Instituto de Rehabilitación Teletón y su trabajo en la Fundación Las Rosas con adultos mayores. De ambas experiencias pudo darse cuenta que trabajar con niños y abuelitos era su preferencia para escoger el futuro laboral profesional.

 


 


Hermana menor Ángela, Carmen mamá, Daniela yo, Walter hermano mayor


PAOLO LATORRE V.
GENERACIÓN 2012 DEL COLEGIO NOCEDAL. ESTUDIANTE DE INGENIERÍA CIVIL INDUSTRIAL


Paolo desde pequeño integró la Orquesta del Colegio Nocedal y fue un destacado clarinetista. Incluso aún se le ve en el colegio cuando el Director de Orquesta le pide apoyo para eventos específicos. No sólo participó de todos los conciertos del colegio, sino que fue un excelente embajador musical –como clarinete principal-en la “Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana” de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles, rol que le permitió conocer muchas ciudades de Chile, durante las giras musicales.

Paolo cuenta que los inicios en la universidad no fueron fáciles, pero gracias a su esfuerzo y perseverancia, logró adaptarse al ritmo de una carrera universitaria en la Universidad de los Andes. “Elegí esta carrera porque siempre me gustaron los desafíos y porque pienso que al ser Ingeniero Civil puedo aportar mucho a la sociedad”, argumenta el ex alumno del Colegio Nocedal.

Con respecto al tiempo en que Paolo estudió en el Colegio Nocedal, cuenta que “valoro todo lo que me entregó el colegio, desde el primer hasta el último día de clases. Los profesores siempre nos enseñaban con mucho cariño y dedicación, además de una excelente base espiritual que todo los días me sirve para salir adelante”.

 


KAREN ARRIAGADA VARAS.
GENERACIÓN 2010 DEL COLEGIO ALMENDRAL. TERAPIA OCUPACIONAL EN LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES


Karen egresó del Colegio Almendral con el título técnico en enfermería y fue durante su práctica en el Hospital Padre Hurtado cuando se dio cuenta que su futuro y vocación iban por el área de la salud. Fue después de rendir la PSU cuando, gracias a su buen rendimiento escolar, se le presentó la oportunidad de obtener una beca en la Universidad de los Andes, cosa que supo aprovechar al máximo.

“Yo sigo viviendo en La Pintana y mi hermana menor va en Sexto Básico en el Colegio Almendral. Sin duda este colegio es un muy buen lugar para aprender valores y lo académico. A mí me exigieron harto en el colegio y gracias a esto, la universidad no se me hizo tan complicado. Igual me costó, pero cuando a uno le gusta lo que hace no se hace tan difícil”, cuenta Karen.

Esta ex alumna de la promoción 2010 cuenta que su mamá está muy feliz y emocionada porque ella logró lo que nadie había alcanzado: ser la primera profesional de su familia. Ahora no sólo es un referente para las alumnas de Almendral, sino que su hermana pese a su corta edad, la ve como un ejemplo a seguir.

Hay que destacar que Karen hizo la práctica profesional en Mención Rehabilitación Física en la Clínica Las Condes y ya recibió un ofrecimiento de trabajo en Clínica MEDS.

 


ALBERTO CONTRERAS, PROMOCIÓN 2015. PROFESOR JEFE EN THE GRANGE SCHOOL.


Alberto egresó del Colegio Nocedal el año 2005 e ingresó a estudiar Pedagogía Básica en la Universidad de Los Andes. Actualmente es profesor Jefe y de Lenguaje en The Grange School.

“Lo que me destaca no solo a mí, sino que aquellos que nos formamos en Nocedal, es el amor por el trabajo bien hecho, buscar siempre esa milla extra en todo lo que hacemos. También la calidad y genuino interés por las personas con las que trabajamos día a día, comprendiendo que también pasan a ser parte de nuestras vidas y labor diaria”, cuenta Alberto.

Cuando le preguntamos a Alberto qué ha sido lo más importante para él desde que comenzó a trabajar, nos cuenta que “uno de los pasos más importantes, fue el poder hacerme socio de la Fundación, y de alguna manera dar la misma posibilidad que de manera anónima me dio un padrino durante tanto tiempo. Las oportunidades están, existen, hay que saber buscarlas y darlas. Lo ideal sería poder contar cada vez con más socios, y especialmente ex alumnos, ya que conocemos la realidad desde su interior”.


 


KATHERINE LEIVA, PROMOCIÓN 2007. PARAMÉDICO RESCATISTA EN LA MUTUAL DE SEGURIDAD.


Kathy, como le dicen sus amigos y familiares, egresó del Colegio Almendral el año 2007  y desde hace seis años trabaja en la Mutual de Seguridad en Red de Rescate, como Paramédico Rescatista.

Esta ex alumna de la primera generación del Colegio Almendral, vio en la enseñanza técnica una herramienta para hacer una carrera y salir adelante. Para ella es muy importante trabajar para mantenerse económicamente por sus propios medios. Cuenta con orgullo, que se acaba de comprar su casa propia en Peñaflor.

Cuando le consultamos de qué le sirvió estudiar en el Colegio Almendral nos dice que, “gracias a ello puedo desenvolverme como una persona diferente, ya que en mi trabajo se necesita mucho profesionalismo y muchos valores para enfrentarse día a día con los compañeros de trabajo, los pacientes y entregar una buena atención con empatía. Muchas veces es difícil dejar de lado nuestros problemas para poder ser un aporte, pero gracias a las enseñanzas en valores y religiosas logro entregar una atención de calidad y mis pacientes se van agradecidos por mi labor como profesional”.

 


ISAMAR LINCURA. PROMOCIÓN 2009
ENFERMERA EN EL HOSPITAL LUIS CALVO MACKENNA.


Isamar nos cuenta que le sirvió mucho estudiar en un establecimiento de la Fundación Nocedal porque fue ahí donde conoció la carrera de Técnico en Enfermería y supo que su futuro laboral estaba ligado a esta vocación. Además, la Fundación Nocedal le ayudó a cumplir su sueño, ya que pudo optar a una beca en la Universidad de Los Andes, gracias a su buen rendimiento escolar.

“Además de la formación laboral, la formación espiritual y personal que me entregó Almendral,  fueron esenciales. La familia es el primer lugar donde uno aprende los hábitos, virtudes, etc. Pero el colegio me permitió seguir reforzándolo y que no se me olvidaran en mi camino”, cuenta Isamar.

Cuando le preguntamos cuáles son sus sueños a futuro, nos cuenta que son muchos. Con respecto a su familia, le gustaría ayudarlos y poder devolverles la mano. En lo laboral, quiere seguir adquiriendo experiencia en el Servicio de Transplante de Médula Ósea del Hospital Luis Calvo Mackenna, hacer un post grado en Oncología Pediátrica y aprender idiomas. Además, seguir siendo parte de la Fundación “Alimentando una Sonrisa”, donde es miembro desde primer año de universidad.

Hay que destacar que la familia de Isamar está ligada por completo a la Fundación, ya que no sólo sus hermanos están en Nocedal y Almendral; sino que su mamá es auxiliar de aseo en el establecimiento femenino, donde ella estudió. “El trabajo que mi mamá tiene actualmente en el colegio de auxiliar de aseo, fue una gran oportunidad en momentos que económicamente no estábamos muy bien, y tenerla cerca fue lo mejor para mí, sabía que había alguien que confiaba en mí y que luchaba día a día por su familia”, concluye Isamar.